19-S: ellos fueron los perros rescatistas héroes del terremoto de 2017

*Los binomios caninos trajeron consuelo a las y los mexicanos durante el terremoto del 19 de septiembre de 2017

El nombre de Frida probablemente nunca será olvidado por los mexicanos, y no por la artista, sino por la binomio canina que ayudó a los trabajos de rescate de personas entre los escombros de edificios colapsados que dejó el terremoto del 19 de septiembre de 2017.

A tres años de los sismos, los estragos ocasionados por el movimiento telúrico siguen marcando la vida de la ciudadanía. Inmuebles sin reconstruir y un juicio en contra de la directora del Colegio Enrique Rébsamen siguen en proceso.

Aunque aún hay heridas abiertas, también hay cosas que recuerdan la solidaridad y la fuerza de todos los mexicanos, en donde por supuesto, están los héroes de cuatro patas que ayudaron a rescatar víctimas.

Nadie olvidará a Frida, la perrita labrador de la Marina Armada de México que con su trabajo se ganó el corazón y admiración de todos, sin embargo, también hubo varios de sus compañeros que salvaron vidas y ayudaron a localizar cuerpos.

Eska, Oporto, Titán, Eros, Ecko, Gery, Kublay, Gala y Evil son algunos de los nombres de los otros binomios que también participaron en los diferentes trabajos de rescate, quienes con su labor trajeron consuelo a todo el país.

Titán es un pastor belga y es miembro del Cuerpo de Bomberos de Silao, durante los días posteriores al sismo participó en la búsqueda de personas, encontrando a por lo menos 15 en el multifamiliar Tlalpan y Taxqueña. Por su ardua labor se desvaneció, tras recibir atención médica y tomar tiempo de reposo volvió a levantarse.

También estuvo presente Kublay, un oficial canino de la Policía Federal que participó en acciones de rescate en cuatro países. Es de raza pastor belba malinois y en su carrera de más de 8 años ha localizado a más de 70 víctimas en zonas de rescate. Participó en las colonias Narvarte, Condesa y Lindavista durante el 19-S.

Evil trabajó junto a Frida y Ecko, ganándose el respeto y admiración de todos. Ambos compañeros de la famosa labrador trabajaron apoyando en las zonas de riesgo ubicadas en la Ciudad de México y Oaxaca.

Mina, Gala, Baco y Gery, fueron otros perros de búsqueda, pertenecientes a la Unidad de Rescate Canino de la UNAM que pertenece a la Organización Internacional de Perros de Búsqueda y Rescate (IRO, por sus siglas en inglés), colaboraron particularmente en el edificio que se derrumbó en las calles de Chimalpopoca y Bolívar.

Por su parte, Frida de más de siete años de edad ha rescatado 52 personas, y 12 de ellas fueron localizadas con vida. Además ha prestado sus servicios en Guatemala y Ecuador.

Evil trabajó junto a Frida y Ecko, ganándose el respeto y admiración de todos. Ambos compañeros de la famosa labrador trabajaron apoyando en las zonas de riesgo ubicadas en la Ciudad de México y Oaxaca.

Mina, Gala, Baco y Gery, fueron otros perros de búsqueda, pertenecientes a la Unidad de Rescate Canino de la UNAM que pertenece a la Organización Internacional de Perros de Búsqueda y Rescate (IRO, por sus siglas en inglés), colaboraron particularmente en el edificio que se derrumbó en las calles de Chimalpopoca y Bolívar.

La fiebre por Frida fue tal que la Marina tuvo que registrar su nombre en el el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) ante el intento de empresarios de convertirla en una marca de cerveza, con la promesa de donar las ganancias a los afectados por los terremotos.

Ahora, su nombre e imagen sólo le pertenece a la Marina y que la puede utilizar únicamente para propósitos educativos y sin fines de lucro.

Asimismo, para reconocer la labor de Frida se hizo una estatua en su honor y fue reconocida en lugares como el Colegio Enrique Rébsamen, donde murieron 26 personas: 19 niños y 7 adultos.

Oporto, es pastor belga que también pertenece al equipo de las Fuerzas Armadas y que ayudó con el rescate de personas tras la tragedia del 19 de septiembre.

En 2017 el diario El Universal realizó un reportaje con Oporto, en donde señalaron que está entrenado para identificar cuatro tipos de olores que suelen emitir los humanos afectados por una catástrofe.

Se trata del olor de una persona ahogada, el de huesos humanos quemados, del estrés propio de personas en situaciones límite y el de putrefacción que desprenden los cadáveres.

Aunque pueden aprender a identificar otro tipo de olores, son adiestrados con estos ya que son los que interesan al cuerpo de rescate para poder apoyarse de ellos durante las labores de emergencia.

Fuente INFOBAE

Foto Principal WEB