Adolescente envenena y mata a su bebé, dijo que no tenía para darle de comer

La falta de trabajo y dinero impedía a Vanesa a hacerse cargo de su único hijo. Y según su declaración, la pobreza la orilló a cometer el filicidio

Jesús tenía un año y su llanto reclamaba alimento. Después de tres días sin comer, la madre del menor lo envenenó y trató de suicidarse, en el Estado de México.

El miércoles de la semana pasada fue el último día en que el bebé fue alimentado. Después, el llanto del menor no paraba en la vecindad 187 de la calle Lago Constanza, colonia agua Azul, en el municipio de Nezahualcóyotl. 

La falta de trabajo y dinero impedía a Vanesa a hacerse cargo de su único hijo. Y según su declaración, la pobreza la orilló a cometer el filicidio. Por eso, el sábado pasado, la mujer obligó al bebé a ingerir veneno para después tomar del mismo vaso.

Ella sobrevivió pero al amanecer del domingo, Jesús permanecía inmóvil.

Cuentan los vecinos que desde entonces dejaron de escuchar el llanto del menor. 

El silencio y el olor que se comenzaba a percibir los obligó a tocar la puerta de su vecina.

Ahí en el cuarto de la vecindad nadie respondía. Fue hoy por la mañana cuando la mujer salió del domicilio en busca de la policía.

Y es que en la habitación yacía el cadáver de su hijo Jesús.

Los peritos que atendieron el caso indicaron que el menor tenía al menos 48 horas de muerto.

La filicida fue detenida y llevada a la agencia ministerial.  

Fuente AM

Foto WEB Ilustrativa