Banderero gana 300 pesos al día en la refinería de Dos Bocas

Gilberto Hernández Domínguez, secretario general del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Industria Metalúrgica Mexicana, sus Ensambles, Maquila y Actividades Similares y Conexas, pactó 300 pesos, como el menor salario para el banderero en la refinería de Dos Bocas por 8 horas diarias de trabajo. 

Mientras, el salario mejor pagado acordado fue de 828 pesos para todos los trabajadores que se desempeñen como operadores especialistas mecánicos, tubero, soldador o pailero de la construcción de la sexta refinería de México, dicen los contratos colectivos de trabajo en poder de Forbes México.

Los contratos colectivos de trabajo firmados por Gilberto Hernández Domínguez con Samsung Ingeniería Manzanillo, Obras Especializadas del Pacífico, Pimosa, IFC Cimentaciones Especiales, Cimentaciones Mexicanas, ICA Flour Daniel y Prodemex RH establecen: “ La empresa descontará a los trabajadores sindicalizados en cuotas ordinarias uno por ciento del salario tabulado”.

Las empresas entregarán a más tardar el 20 de diciembre de cada año a los trabajadores amparados por el Contrato Colectivo de Trabajo del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Industria Metalúrgica Mexicana, sus Ensambles, Maquila y Actividades Similares y Conexas, un equivalente a 15 días de salario integrado por concepto de aguinaldo o la parte proporcional al tiempo trabajado.

Forbes México publicó que Gilberto Hernández Domínguez pasó de ser ayudante general y líder de 50 empleados de una empresa de reclutamiento de personal de la Ciudad de México, a convertirse en el dirigente de miles de trabajadores encargados de construir la refinería Dos Bocas, una de las obras prioritarias del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El obrero mexiquense juntó a 49 empleados de Promociones Especializadas en Recursos Humanos el 16 de diciembre de 2017. Era conocida como una empresa dedicada al reclutamiento de personal para la industria en general. Con ese grupo constituyó el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Industria Metalúrgica Mexicana, sus Ensambles, Maquila y Actividades Similares y Conexas.

“Las oficinas del sindicato están ubicadas en Valle de Hudson 57 en la Colonia Valle de Aragón 3ra sección en el municipio de Ecatepec de Morelos, y los trabajadores darán servicios para la empresa Promociones Especializadas en Recursos Humanos, mismos que laboran en Avenida Patriotismo 229, Col San Pedro de los Pinos, delegación Benito Juárez, Ciudad de México”.

En un abrir y cerrar de ojos los ánimos subieron de tono. Y fue la disputa del contrato colectivo de trabajo con la empresa ICA Flour la que mantiene la confrontación entre la Confederación de Trabajadores de México (CTM) —aliada de Gilberto Hernández Domínguez— y la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM) en la obra de la refinería de Dos Bocas, detalló el presidente Andrés Manuel López Obrador. 

A lo largo de los días críticos del conflicto sindical en la Refinería de Dos Bocas, Gilberto Hernández Domínguez mantuvo el perfil bajo y no salió a declarar ni a decir que había negociado sueldos dos, tres, cuatro, cinco y hasta seis veces por arriba del salario mínimo. Salió a dar la cara Ricardo Hernández Daza, líder del CTM en Paraíso.

“Yo creo más que es el pleito por la titularidad del contrato, lo que dije ayer y algunos lo pusieron en duda. Es que hay sindicatos, entonces las empresas establecen relación con los sindicatos, firman contratos”, dijo Andrés Manuel López Obrador, presidente de la República, a propósito del conflicto sindical estallado en esa obra clave de su gobierno.

El 13 de octubre de 2021, alrededor de 300 trabajadores protestaron en la construcción de la obra en contra de lo que, dijeron, son abusos por parte de las empresas que edifican la refinería de Dos Bocas, porque no les pagan horas extras ni prestaciones. La violencia estalló y fueron evidentes los problemas en Dos Bocas.

Rocío Nahle, secretaría de Energía (Sener), reconoció entonces que sólo un grupo de 12 personas mantenían la rijosidad con las autoridades y afirmó que no permitirán que se ponga en riesgo el avance de la obra por intereses particulares.

El presidente de la República sostuvo en ese momento que los empleados que construyen la refinería de Dos Bocas reciben salarios justos por lo que llamó a las dirigencias sindicales a ayudar a resolver el conflicto. A los trabajadores, el mandatario federal los exhortó a no dejarse manipular y caer en la violencia.

Gilberto Hernández Domínguez estipulo en cada uno de los acuerdos laborales que por seguridad y control es obligatorio para todo el personal el uso del gafete, que será proporcionado gratuitamente por la empresa y en el que deberán aparecer: Nombre, cargo, fotografía, firma del trabajador y área de trabajo a la que pertenecen.

“No se admitirá en las labores a los trabajadores que omitan portar su gafete  y en los casos de extravío deberá ser reportado inmediatamente y será repuesto hasta una vez en forma gratuita”, explican por separado los Contratos Colectivos de Trabajo.

Las empresas entregarán por concepto de prima de antigüedad, el importe de 15 días de salario total o parcial de la obra o de los trabajos amparados por este contrato del Sindicato fundado por Gilberto Hernández Domínguez.

También, las compañías podrán realizar trabajos a destajo o mediante bonificaciones, así como la retribución o salario que en estos casos deba cubrir se convendrá y “fijará de común acuerdo entre la empresa y el sindicato”. 

Las empresas con obras en la refinería de Dos Bocas proporcionarán a los trabajadores el equipo de seguridad necesario para el desempeño de sus labores como son botas, casco, guantes, ropa de trabajo y equipo de protección, que serán convenidos por las partes para cada frente de trabajo. Los cuales serán de uso obligatorio. La empresa otorgará 2 uniformes cada 6 meses y un par de zapatos.

“Los trabajadores tendrán derecho a que se les conceda anualmente una licencia hasta por 8 días sin goce de salario para atender asuntos particulares y siempre que su ausencia no cause perjuicio a las labores”. Estos permisos no son acumulables y serán solicitados por conducto de la representación sindical. 

Por separado, las empresas contratarán un seguro de vida por 24 meses de salario tabulado por muerte natural y 48 meses de salario tabulado por muerte accidental. 

Las firmas darán a sus trabajadores por conducto del IMSS servicio médico y medicinas, así como inscribirán a los trabajadores de la refinería de Dos Bocas en el Instituto Mexicano del Seguro Social. 

“Los trabajadores disfrutarán de vacaciones con pago de salario anticipado, según corresponda a su ingreso en el trabajo, así como a una prima vacacional que se pagará en la fecha de su ingreso”.

Las empresas encargadas de las obras de la refinería de Dos Bocas cubrirán a los trabajadores su salario íntegro cuando por causas de mal tiempo o cualquiera otra no imputable a ellos y no puedan desarrollar total o parcialmente los trabajos. 

“Los trabajadores que se vean obligados a laborar en cualquiera de los días de descanso semanal u obligatorios recibirán además de su salario ordinario correspondiente a dicho día 200 por ciento”.

Los trabajadores encargados de levantar la refinería de Dos Bocas tienen como días de descanso obligatorio: el 1 de enero, el primer lunes de febrero en conmemoración del 5 de febrero, el tercer lunes de marzo en conmemoración del 21 de marzo, el 1 de mayo, el 16 de septiembre, el tercer lunes de noviembre en conmemoración del 20 de noviembre, el 1 de diciembre de cada seis años, cuando corresponda a la transmisión el Poder Ejecutivo Federal, el 25 de diciembre y el día que determinen las leyes federales y locales electorales.

“Por cada seis días de trabajo, los trabajadores disfrutarán de un día de descanso con goce de salario, que normalmente será domingo. A los trabajadores que se vean obligados a prestar servicios en día domingo: La empresa cubrirá 25 por ciento más del salario ordinario”.

Fuente Forbes México