Gobierno municipal limpia de maleza el canal del oro verde y pide a ciudadanos no tirar basura.

A través de la dirección de los servicios públicos actualmente se reparan baches y se reemplazan  topes y tapas de alcantarillas. 

El médico José Luis Hernández Vicencio, director de los servicios públicos municipales, indicó que actualmente personal a su cargo, se da a la tarea de limpiar el canal del oro verde, librándolo de   malezas a fin de que el agua pluvial pueda drenar de manera adecuada. 

Sin embargo puntualizó que por desgracia, algunas personas  ocupan el canal como basurero pues han sacado toda clase aparatos electrodomésticos, llantas y hasta colchones, propiciando demoras para que el agua transite libremente,  causando además, un deterioro ecológico importante en esa amplia zona de la ciudad. 

Dentro de las actividades que el gobierno municipal lleva a cabo, se destaca el programa permanente de bacheo, señalando que cuando el bache es realmente grande, proceden a reemplazar la placa completa para evitar un mayor deterioro. 

“Por instrucciones del  ingeniero Jorge Vera Hernández nos encontramos trabajando sobre la calle Enrique Rodríguez Cano, mejor conocida como calle Ferrocarril y estamos en el arreglo de baches y el reemplazo de alcantarillas para que esta calle vuelva a ser muy transitada, porque aquí circulan muchos carros” declaró el entrevistado. 

Señaló que posteriormente emprenderán trabajos similares sobre la avenida Garizurieta y  las calles que conectan la Garizurieta con la independencia y terminarán los trabajos  en la zona, dando mantenimiento a la calle Niño Perdido.  

El funcionario refirió que en el tema de los topes se trabajará activamente para sustituirlos por otros más funcionales ya que algunos en realidad están muy altos y se busca proteger a los peatones pero también a los conductores. 

Destacó que en materia de mantenimiento hay mucho trabajo por hacerse, recalcando que se ha avanzado notablemente en materia de servicios públicos y que, siguiendo las instrucciones del alcalde, la oficina trabaja con la intensidad que requieren las circunstancias.