NINA

OPINION // DRA. CLAUDIA VIVEROS LORENZO// SIN MEDIAS TINTAS.


Dos hechos históricos para el animalismo en México: 1. En Nuevo León, se dictó sentencia condenatoria a una persona, que arrojó carne con veneno al patio de una casa donde vivía una perrita de nombre Dona. El hecho se grabó por las cámaras, lo cual se pudo tomar como evidencia, lo que ayudó a que se dictará sentencia de culpabilidad, para la persona que cometió el delito, siendo condenada a un mes, 25 días de prisión, reposición del daño por 26 mil pesos, más el pago de terapia psicológica por determinar; 2. En Veracruz, un Juez de control, decretó prisión preventiva oficiosa en contra del sujeto que mató a través del ahorcamiento a “viejito lindo”, un perro, el cual vivió larga vida de sufrimiento. Esta ha sido la primera vez en este estado, que se impone esta medida cautelar por el delito de maltrato animal. Por este ilícito, el probable agresor, podría recibir una sentencia privativa de la libertad de hasta cuatro años y una sanción económica, de hasta 400 UMAS.

Actualmente, donde el discurso de odio está tan latente y la violencia nos parece cosa cotidiana, hay que detenernos a ser conscientes de cada detalle que a gritos mandan mensajes de reflexión y urgencia por reencontrar nuestra humanidad. Basta ya, de tener esta conducta salvaje e irracional con seres indefensos y ávidos de cariño. Qué mejor manera de enseñar a nuestros pequeños, respeto, amor, solidaridad, que estar cerca de un animalito.

Ninguno es violento, ellos aprenden del entorno donde se mueven, y muchas veces su conducta solo puede ser una respuesta a mal trato al que han sido expuestos. Los animales, al igual que cualquiera de nosotros, tienen la voluntad de vivir en armonía y de disfrutar la compañía de otro. Todos merecen respeto. Pero esta vez me voy a enfocar en los de compañía, a los que por alguna u otra razón hemos hecho “domésticos”.

No podemos seguir teniendo esta actitud cruel, ante estos seres vulnerables que no tienen porque pagar nuestra neurosis. Nos asustamos de los tiroteos en EEUU, criticamos a la gente que está explotando a la mínima provocación ante problemas cotidianos, los cuales están siendo resueltos, con cuchillos y armas de fuego, pero sinceramente, esto no es sorprendente, si nos detenemos a mirar, como algunos, pueden tener amarrados bajo el sol o lluvia un animal, durante años, dando de comer sobras y golpeándolos solo por aburrimiento. Si no puede ayudar a los que están en la calle, empiece por tener uno correctamente en casa. Ser cruel con un animal, es el primer paso para ser cruel con otro ser humano.

Adoro a los perros. Mi compañía siempre fue uno. He tenido varios durante el transcurso de mi existencia, y todos me han dejado una huella. He llegado a tener hasta ocho en un mismo tiempo, con la tremenda responsabilidad de limpieza, salud, atención y amor que en su momento necesitaron. Y me honra decir que a todos los eduqué con amor, que ninguno ha sido violento. Creo firmemente, que ellos como los niños, son tu reflejo. Desde hace casi cinco años me acompaña Nina, quien definitivamente ha sido la compañera más fiel, cariñosa, demandante, apegada y entregada que he tenido. Todos los días, me da inmensas lecciones de amor real. Y no sé como pagárselo, más que tratando de darle de vuelta ese amor y procurarle la vida digna que se merece. Es maravilloso tenerla en mi vida y espero que tarde mucho en irse. Amar a una mascota es de las mejores experiencias que puede tener. No se la niegue, verá que no se arrepentirá.

, , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *