Un amigo

OPINION // DRA. CLAUDIA VIVEROS LORENZO// SIN MEDIAS TINTAS.

La amistad verdadera es la antesala al amor real. No puedes amar a alguien de quien no eres amigo. Vamos caminando por la vida tan rápido, que no nos detenemos a conocer y a ser amigo de las personas. Y lo creo en todos los ámbitos, no solo pensando en amor de pareja. Por ejemplo con el boom de las redes sociales, resulta que estamos llenos de amigos. Hay quien se congratula al decir que tiene miles. Podemos ver perfiles atascados de gente. Se agregan sin pensar y a muchos les complace creer que tienen una gran vida social porque consiguen muchos “likes”, pero están mas solos que flor en desierto.

¿Qué es más importante el amor o la amistad?. ¿A los amigos no se les ama, solo se les quiere?. ¿Un hombre y una mujer pueden ser amigos, o no se puede dar una amistad real entre distintos géneros?. ¿Cuál es el ingrediente principal para que cuaje una real amistad?.

El concepto de amigo y amistad está bastante tergiversado. Un amigo es una persona con quien se mantiene una amistad, y ésta, es una relación entre dos personas, construida sobre la base de la reciprocidad y el trato asiduo, teniendo como valores fundamentales la lealtad, la solidaridad, la incondicionalidad, la sinceridad, y el compromiso. La amistad entonces es el precedente del amor, en cualquier tipo de relación. Si lo tuviéramos presente, seguro que este mundo caminaría mejor. Y es que si fuéramos amigos de todo nuestro entorno, amigos reales, nuestra realidad seria otra. Básicamente somos enemigos de todo, hasta de nosotros mismos. No sabemos respetarnos, no nos conocemos ni nos entendemos, nos decimos hartas mentiras como paleativos para “soportar la vida”, no entablamos compromiso con nuestro bienestar. No nos amamos nadita.  Y como vivimos siendo enemigos de todo y todos, pues obvio que no tenemos ni idea de cómo amar. Y es tan fácil. Se trata solo de saber ser feliz y respetar la felicidad, de los demás… ah pero no!, vivimos queriendo imponer ideas, formas, hechos. Sin compartir, sin brindar libertad ni espacio. El concepto de propiedad privada lo llevamos bien concebido y lo usamos de forma bien cerrada. Todo es como yo lo pienso, como yo lo quiero y todo es mío y no, no, no.

¿Ha leído El principito de Antoine de Saint-Exupery? Esta novela corta escrita en 1942 es un decálogo a la amistad y al amor. Por favor si todavía no la lee, corra a hacerlo, porque es básico. No le voy a contar la historia, pero sí voy a citar una de las frases más famosas del libro: “solo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible a los ojos”. Para ser amigo hay que querer serlo y para amar, se necesita ver con el corazón. En cualquier ámbito que usted lo quiera. Amar a la naturaleza, a la vida, a la familia, a la pareja o a aquellos que quiere llamar amigos. Ame y desprenda amor. Ame en libertad, en solidaridad, en compañerismo, con complicidad. Observe la felicidad del otro y aprenda de ella. Enriquezca su ser al dar paso al libre albedrío. Nadie es dueño de nada. Cuando imponemos esa condición la amistad y el amor se acaban. ¿Porqué cree que es muy común que dos personas se llamen “amigos” pero dejan de serlo cuando llega una pareja a una de ellas?: 1. Porque había sentimiento de pertenencia y de pronto sienten que le arrebataron algo que consideraban suyo. 2. Porque no se sabe disfrutar la felicidad del otro. Ser amigo es un ejercicio constante. No se aprende de la noche a la mañana y el ingrediente básico definitivamente es el cariño. ¿Cuántos amigos reales tiene?, ¿Le alcanzan los dedos de la mano o le sobran? Pregúntese sea cual sea su respuesta por qué y entonces lo invito a analizarse y cuestionarse que está haciendo mal o bien. Ame, ame con todos sus huesos, demuéstrelo, vívalo, siéntalo. Le aseguro que el más recompensado será usted. Le agradezco a la vida dejarme conocer la amistad y hoy me tomo el atrevimiento de dedicar estas líneas a mi mejor amigo, que siempre me ha enseñado tanto y del que doy gracias por su vida y su estadía en la mía, por enseñarme a ejercer los dos sentimientos más supremos que puede tener el ser humano. Gracias por 26 años de amistad, gracias infinitas siempre.

, , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *