¿Juan Escutia se aventó con la bandera?, qué hay detrás de la gesta heroica de los Niños Héroes

La historia de los Niños Héroes es una combinación de mitos y verdades. Conoce una versión más allá de la de los libros de texto.

Como cada 13 de septiembre se conmemora la fecha en que seis niños del Colegio Militar defendieron el Castillo de Chapultepec de los invasores estadunidenses, razón por la cual son conocidos como “Los Niños Héroes” pero, ¿en verdad fue como nos lo contaron? ¿Juan Escutia se aventó con la bandera nacional para que no cayera en manos del enemigo? Aquí abordarémos si son un mito o una realidad lo que se nos han enseñado en la escuela sobre este pasaje histórico de nuestro país.

Si pretendemos salirnos de la historia oficial, entonces debemos también salirnos de los libros de texto para responder a estas preguntas.

Para el historiador Alejandro Rosas “sólo era cuestión de hacer algunas sencillas operaciones aritméticas para saber que algo no cuadraba con la historia que no habían contado», por lo que en su blog ‘Cuadernos de bitácora’ brinda una explicación que demerita el mito de los Niños Héroes, algo que se ha enseñado por décadas en las escuelas de nuestro país.

Para Rosas es un hecho que Juan Escutia, Francisco Márquez, Juan de la Barrera, Vicente Suárez, Fernando Montes de Oca y Agustín Melgar, decidieron quedarse en el Castillo y defenderlo contra las tropas estadunidenses sin estar obligados a hacerlo por ser cadetes, y ahí es donde se ganaron, merecidamente, el título por el que se les conoce.

Sin embargo, esta historia, como muchas otras que se exageraron y distoricionaron, cuentan los hechos de una manera distinta a lo que en realidad ocurrió, por lo que te compartiremos algunos de los mitos que fueron construidos para sembrar entre los mexicanos el amor por la patria de este suceso.

¿Juan Escutia sí se aventó con la bandera?

Para Rosas este es quizás “el mayor mito que rodea a los “niños héroes”, ya que Escutia no murió por un salto, ni envuelto en una bandera, sino cayó abatido a tiros junto con Francisco Márquez y Fernando Montes de Oca cuando intentaban huir hacia el jardín Botánico. La bandera mexicana fue capturada por los estadunidenses y fue devuelta a México hasta el sexenio de José López Portillo.

No sólo eran seis cadetes

De acuerdo con el historiador, la historia oficial se encargó de reducir la batalla de Chapultepec exclusivamente al sacrificio de los jóvenes cadetes, pero aquel 13 de septiembre había poco más de 800 soldados mexicanos, que fueron apoyados por el batallón activo de San Blas con 400 hombres más y medio centenar de cadetes del Colegio Militar, por lo que no sólo eran seis.

Y todavía siendo de un número menor, al término de la jornada, cerca de 400 soldados habían desertado; alrededor de 600 murieron y de los cadetes 6 perdieron la vida.

¿En realidad eran niños?

Según Rosas y datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los seis cadetes tenían entre 14 y 20 años de edad. En septiembre de 1847, Francisco Márquez y Vicente Suárez andaban por los 14 años de edad; Agustín Melgar y Fernando Montes de Oca tenían 18; Juan de la Barrera 19 y Juan Escutia 20, por lo que podemos considerar que es una verdad a medias.

No estaban borrachos

De acuerdo con la UNAM, el mito de que estaba borrachos es falso, y no necesitaron de alcohol para desobedecer a su superior, los seis niños héroes decidieron empuñar sus armas y unirse a la batalla, constituyéndose así como la última línea de defensa del Castillo.

«Los Niños Héroes sí existieron, no estaban borrachos ni castigados y sí perdieron la vida en batalla, sin embargo, no fueron los únicos, se lee en el artículo ‘Los Niños Héroes, entre la historia y el mito’, de UNAMGlobal.

¿Cómo nació el mito?

Aunque la historia de los “niños héroes era conocida durante el porfiriato, la historia alcanzó otra dimensión a partir de un decreto presidencial en el sexenio de Miguel Alemán, debido a que, explica Alejandro Rosas, en marzo de 1947 el presidente de Estados Unidos, Harry Truman, realizó una visita oficial a México cuando se conmemoraban 100 años de la guerra entre ambos países.

Para tratar de agradar a los mexicanos colocó una ofrenda floral en el antiguo monumento a los niños héroes en Chapultepec y expresó: “un siglo de rencores se borra con un minuto de silencio”, lo que no cayó nada bien en la opinión pública.

Para apaciguar los ánimos y resaltar lo mexicano, el gobierno decidió recurrir a la historia. Poco después de la visita de Truman se dio a conocer que durante unas excavaciones al pie del cerro de Chapultepec se encontraron seis calaveras que se dijo pertenecían a los niños héroes, lo cual nadie contradijo y hasta el Instituto el INAH avaló la autenticidad de los esqueletos, por lo que “a partir de ese momento los “niños héroes” adquirieron otra dimensión y se transformaron un mito”.

Fuente Tele Diario.mx

,