NO TIRAR VIDRIOS Y COLILLAS PARA EVITAR INCENDIOS EN HUERTAS Y PASTIZALES, RECOMENDÓ PROTECCIÓN CIVIL DE ÁLAMO TEMAPACHE.


*A pesar de las lluvias constantes en muchos lugares del municipio, los mantos freáticos aún no se restablecen.

Ante la llegada de la temporada de estiaje la Dirección de Protección Civil, lleva agua a las colonias y comunidades donde se tienen problemas de abasto, manifestó Orlando Vázquez Bello quien indicó que a pesar de las lluvias, existen lugares donde los mantos freáticos se encuentran en niveles muy bajos y los pozos no se han recuperado.
El funcionario estableció que la dependencia a su cargo se ocupa de acompañar a agricultores a la hora en que por costumbre, queman el terreno con fines agrícolas, utilizando guarda rayas lo suficientemente anchos, para evitar que el incendio se descontrole y ocasione alguna conflagración que ponga en peligro vidas humanas y patrimonios.
Aconsejó a los habitantes del municipio para que se abstengan de tiras colillas o envases de vidrio descuidadamente para evitar que se incendien los pastizales, recordando que los vidrios tirados en los pastos secos, producen el efecto lupa pues con los rayos del sol, se puede producir un incendio de fatales consecuencias.
Expuso que los incendios más recurrentes en los domicilios se deben a causa de cortos circuitos por la antigüedad del tendido eléctrico, o porque algunas personas ponen muchos conectores y por el efecto del calor generado, suelen ocurrir percances que llevan al incendio.
Reconoció que en menor medida el incendio se produce al iluminar con velas o veladoras al santo de su devoción, sin la precaución de poner la vela dentro de un plato que contenga agua para impedir que la casa se queme si el aire, algún niño, el gato o el perro tiren la veladora provocando la tragedia.
El titular de Protección Civil en la municipalidad seguidamente se refirió al tema de la pandemia, indicando que es necesario que se siga utilizando el cubre bocas aún en el caso de que ya se encuentre vacunado, pues el aumento de la enfermedad nos obliga a evitar las conglomeraciones y a lavarnos las manos de manera constante.